viernes, 24 de mayo de 2013

FE PERDIDA

El tribunal apreció cierta rigidez en su mirada, rigidez, frialdad, ausencia, pero nada de arrepentimiento tras matar al reverendo y quemar la iglesia de la comunidad; es lo que se merecía tras intentar abusar de su pequeña. Camino de la penitenciaria pudo ver desde el furgón su obra; la iglesia casi derruida aún humeante y en la fachada la frase que escribió.  " La única iglesia que ilumina es la que arde ".

6 comentarios:

  1. Es lo que pasa cuando no encuentras justicia, avisados estamos.
    Un abrazo Juanjo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Avisados estamos y a la vista está. Abrazos Miguel.

      Eliminar
  2. Ya conocía esa frase final de tu relato y siempre me pareció muy ingeniosa y también bastante exacta. Ahora cierra muy bien tu micro sobre abusos y venganzas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, esa última frase no es mia pero me apetecía colarla. Gracias por tu comentario.

      Eliminar
  3. Cuando nos tocan y de esa manera a un hijo, creo que cualquiera de nosotr@s haría otro tanto. Mde ha gustado mucho.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  4. Pienso igual nani. Gracias por tu comentario. Un beso.

    ResponderEliminar