sábado, 3 de mayo de 2014

BAJO LA LLUVIA

Mientras la lluvia impía borraba la rayuela que habían dibujado, la plaza comenzó a quedarse vacía; todos los niños habían corrido a refugiarse, unos a sus casas, otros en el quiosco de don Matías y la pequeña Matilde en el peor sitio de todos, el porche de la iglesia la resguardaría de la lluvia, pero no del padre Damián que pronto la invitaría a pasar y pedirle que se quitara el vestido para poder secarla.

4 comentarios:

  1. No hay ningún lugar al resguardo ... o al menos cada vez cuesta más encontrar alguno. Me parece que la historia podría apuntar mucho más allá de los padres Damianes. Gracias por compartirlo. Un saludo :)

    ResponderEliminar
  2. Encontrar a la bestia donde debía encontrar refugio.
    Abrazos Juanjo.

    ResponderEliminar
  3. Si te apetece compartir tus relatos, pásate por aquí:
    http://280ypunto.blogspot.com.es/
    Un saludo

    ResponderEliminar